ARREGLA TU RELACIÓN SIN TERAPIA

¡GRACIAS! Gracias por ayudarme a salir de la cama y tener fuerza para ver hacia adelante. 

Si has visto la serie de Billions, tú eres mejor que Wendy Rhodes. ¡Mucho mejor!

- Ericka Bustamante (México)

Ser indígena, homosexual o moreno, causas de discriminación que aprendemos del adulto

Actualizado: 25 de jun de 2019


De acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México 2017 (EDIS), estas 3 son las que más percibimos.


En comparación, puede parecer hoy bastante boba la generación de Mary Quant reclamando su derecho a usar minifalda. Y aún así, se trata del mismo problema de fondo: no estamos educados para la diversidad.


Ayer fueron minifaldas y el trato humanitario a los emigrados de África, hoy es el derecho a ser lo que elija o verme como soy realmente.

#niunamás #mujeresfuertes #noaladiscriminación #educaciónemocional #autoestima


¿Por qué te digo esto yo precisamente?

A todos nos han señalado por algo. Desde lo más usual (por ser mujer, por aprender distinto, por no tener dinero, por bajar las calificaciones) o lo más sutil (por hablar mucho o poco, por la ropa, por las ideas o valores). En particular, me he enfrentado con un abanico de insultos y quizá el más descabellado fue al ser criticada por hablar con gestos muy expresivos. ¡Hazme favor!


Aunque algunas formas de discriminación son más peligrosas, dolorosas e irremediables, todos hemos sido señalados por ser diferentes.

¿Por qué señalamos lo diferente?

Por un lado, el cerebro quiere sobrevivir y por eso se aferra a lo conocido; lo perpetúa. Es natural que lo haga. Es natural que queramos mantener lo que el cerebro presenta como cotidiano. Por otra parte, dejar que el cerebro haga esto en automático, nos ciega a otro hecho completamente natural: todo, hasta nosotros que fuimos fetos gestándose, cambiamos constantemente. Nunca llegamos a la versión final de nada. ¿Te imaginas que los fetos se opusieran al cambio? ¡Qué enredada sociedad seríamos! Cada uno aún pegado a su cordón umbilical.


Queremos no discriminar y, pese a ello, el cerebro está hecho para organizar y distinguir entre lo que prefieres y lo que no prefieres. La diferencia está en elegir qué acciones tomar con respecto a esa distinción.


APRENDEMOS DE MAMÁ (O EL ADULTO QUE PREDOMINA)

Puede ser que señales duramente al deshonesto y aún así tengas películas pirata en tu casa. También puede ser que seas respetuosa con todos y, no sepas qué cara poner, si conocieras a un pedófilo que cumplió su condena y ahora está libre. ¡Es inevitable distinguir que preferimos algunas cosas y otras no! De tus padres aprendiste qué hacer con respecto a la diversidad pero... según lo que estaba de moda en tu tiempo. Tal vez aprendiste a respetar al homosexual o al moreno pero nadie te enseñó cómo tomar decisiones con TODO LO NUEVO QUE SEGUIRÁ SURGIENDO.

¿Qué puedes hacer ya mismo?

Reconocer que es natural que el cerebro distinga entre lo que prefiere y lo que no prefiere. No tomar acciones en contra de lo que no prefiere, sino admitir que todo cambia. Es natural que surja lo diferente. Repito: no todo lo tienes que adoptar o entender, sólo reconocer que es natural.

El respeto a la diversidad no es una serie de frases de apoyo y marchas para lo que esté ocurriendo en tu época. Es un verdadero acto de hacer las paces con lo que la naturaleza teje con lo que hay. Hoy podrá ser que tu esposo salga del clóset, mañana podría ser gente deseosa de tatuarse el ojo. Que no prefieras hacerlo tú, no hace menos cierto que es NATURAL que el ser humano busque ir en distintas direcciones.

TU PERCEPCIÓN TAMBIÉN CAMBIA: Aquello que es diferente presta un servicio a la humanidad. Uno de evolución. Ocasiona una ruptura entre el antes y el después, empujándonos a avanzar (tal vez no lo vemos como una mejoría pero es un avance). Que alguien se atreviera a cruzar el mar fue duramente señalado, que existan aún tribus caníbales puede causar incomodidad. Conforme pasa el tiempo, la percepción cambia. Ahí tienes que hoy no está mal visto viajar en avión cosa que solía ser <<del diablo>> en la antigüedad. Educar para la diversidad no es ponerle más letras al movimiento del arcoíris, sino estar en paz conque cada cabeza es un mundo.


¡CUÉNTAME LA RAZÓN MÁS ABSURDA POR LA QUE HAS SIDO DISCRIMINADA!


53 vistas

ASTRIDPERELLON.COM

Constancia 94, Col. Industrial,

Del. Gustavo A. Madero

Ciudad de México, México.

(+52) 55 4375-3448

ÚNETE