Una comunidad de enfoque

SUS HISTORIAS

Inicio  //  Eventos  //  Si puedes ver mariposas

Una familia feliz no necesita consejo.

Su hija fue enviada a USAER, la Unidad de Apoyo a la Educación Regular, y así comenzó el viacrucis donde todos opinaban sobre lo que faltaba en esta familia.

Yo nací en una familia tradicional y exigente en asuntos académicos, principalmente. Por lo tanto, aunque no quisiera,  así crecí, y así estaba criando a mi hija Carolina. Cuando ella tenía 5 años, entró a la primaria y, al poco tiempo, empezó nuestro viacrucis: Carolina fue enviada a USAER; las maestras me mandaban a llamar constantemente;  las visitas a diferentes lugares para averiguar qué le sucedía a Caro; terapias, psicólogos y,  como mencioné anteriormente, ni hablar de las opiniones de la familia. Y así fue durante 5 años más.

 

Cuando mi hija cumplió 10 años, yo era miembro de un grupo de comerciantes y emprendedores que ofrecían a la comunidad en la que vivimos eventos de entretenimiento gratuito como apoyo, y también para hacernos publicidad a nosotros mismos. En uno de esos eventos conocí a Astrid, que en mi primera impresión, ella me parecía rara, ya que ella es muy expresiva y, por lo tanto, la consideraba alguien a quien yo no podría tratar fácilmente, pero me llamó la atención lo que había leído de "Niñoscopio" y ella es quien está a cargo de ese club.
 

El tiempo pasó hasta que un día me animé a acercarme donde se reunían ya que siempre los veía entre semana haciendo diferentes actividades con sus playeras verde fosforescente y a los niños divertidos. 
 

Recuerdo que entré al lugar y Astrid me recibió cordialmente con una sonrisa, me explicó como era el proceso, de qué trataba y qué era "Niñoscopio" y decidí experimentarlo. A la semana recibí su evaluación, leí varias cosas que ya me habían dicho de Caro, pero también leí cosas que llamaron mi atención y que nunca me habían dicho. Cuando le pregunté a Astrid a cerca de eso, ella me habló de mi hija como nadie me había hablado de ella. Causó una fuerte impresión en mí y me invitó a tomar el entrenamiento de crianza para padres mientras Caro tomaba las actividades para niños. 


El tomar el entrenamiento con Astrid, me cambió la forma de ver a mi hija, y la forma de llevar mi vida. Aprendí, entendí y vi muchas cosas de mi hija. También aprendí y cambié cosas a cerca de mi misma. Mi hija ha mejorado bastante en la escuela y en ella misma. Somos felices. Ahora sé que todo está en uno mismo, simplemente, son cosas que no sabemos porque nadie nos las enseña.

Conoce al

ASTRIDPERELLON.COM

Constancia 94, Col. Industrial,

Del. Gustavo A. Madero

Ciudad de México, México.

(+52) 55 4375-3448

ÚNETE